Damien Hirst

Damien Hirst
Damien Hirst, arte con el objeto "a"

lunes, 11 de febrero de 2019

El insulto, el odio y la cólera




……..el uso del significante como insulto apunta al ser del otro, apunta al otro en el lugar de lo indecible, allí donde el ser mismo excede las posibilidades de la lengua. Por eso el insulto- primera y última palabra del diálogo, según Lacan- es un intento de decir la cosa misma para tratar de circunscribirla como objeto “a” y de ese modo atrapar al otro, aislarlo y atravesarlo en su ser ahí, en su Dasein, en la mierda que es………Lacan compara el insulto con el juicio final……la sentencia final implica que el sujeto ya fue pesado y contado. En otras palabras el insulto encarna el "tú eres eso", lo que el sujeto encuentra al final del análisis. De manera general el "tú eres eso" es más bien despectivo.

Considerando el caso "Marrana" se entiende el lugar fundamental del insulto en la teoría de la psicosis en Lacan.

.............La formula del insulto aparece cuando en el desfallecimiento del Otro como lugar del significante (A/) emerge el ser del sujeto como "a", y entonces surge del fondo de la lengua un significante que intenta atrapar precisamente el momento de lo indecible. Por eso el epíteto apunta a decir lo propio de un sujeto. Y por eso el odio es uno de los caminos al ser.

Evidentemente el insulto está ligado a un afecto y se presenta cuando no hay más palabras para decirlo, cuando ya no es posible razonar, y uno se sofoca de cólera. Que se haya hecho de ella un pecado capital ya indica su importancia...todos los pecados se relacionan con el objeto "a".....Lacan nos recuerda que la cólera surge "cuando las clavijitas ya no encajan con los agujeritos". la cólera que rodea al insulto aparece en el momento en que , cuando surge "a", el se del Otro en su abyección, por más que recorra los significantes no logra encajar en ese pequeño agujerito. Luego se selecciona uno ¡cualquiera! que en la caída en la anulación de todos los significantes - que escribe A/- se salva del desastre y aparece como una flecha para intentar convertirse en el significante del ser del Otro, esto es el significante del Otro como objeto "a". Por eso la cólera es un afecto de "a".

.........................se podría definir el objeto "a" como principio de un determinismo irracional.

El banquete de los analistas, curso de J.-A. Miller pág 105, 106, 107 y 108

No hay comentarios: