Damien Hirst

Damien Hirst
Damien Hirst, arte con el objeto "a"

sábado, 10 de abril de 2010

"Jóvenes, escuela y violencia. La apuesta en acto de las ausencias"

Alejandra Schmucler Katez, Juan Andrés Surace, Verónica Gisela Zarratea, Zulema Buendía.

En el presente trabajo se articula alrededor de una pregunta: ¿Qué dispositivos son imprescindibles proponer desde el ámbito educativo ante los fenómenos de violencia escolar actual?. Para ello recurriremos al despliegue de una viñeta sobre un caso atendido en un centro comunitario local luego de la derivación escolar.

Del análisis de la función y el lugar de la escuela, se planteará que la institución puede ser un lugar donde se pueda intentar pasar de los predicados universalizantes y uniformes que estigmatizan a los alumnos para poder lograr, cada vez que se pueda, la ubicación del propio padecimiento. Siendo necesario pensar las coordenadas sobre las modalidades adolescentes contemporáneas, es decir cuáles los son los ideales y éticas que los sostienen. .

Se propone la instauración de dispositivos que se constituyan como parte de una práctica habitual, sistemática, accesible y compartida. Desde una orientación, que se oponga a la lógica del mercado y logre ubicar lo particular de cada sujeto. Es fundamental construir y sostener desde las instituciones la dimensión de la terceridad a través de un proyecto de trabajo institucional que posibilite a la comunidad educativa el respeto por la diversidad.

(El texto del trabajo completo puede leerse en nuestra biblioteca virtual. Este trabajo también fue presentado en la Jornada del Departamento)

lunes, 5 de abril de 2010

"Angel o demonio,lo femenino entre el semblante y la violencia"


El trabajo parte de la pregunta por lo que hace a la relación entre la mujer, el semblante y la violencia. El semblante tiene la función de velar la nada.
La fórmula no hay relación sexual implica que a nivel de lo real, sólo hay semblante. ¿Que lugar ocupa la mujer en la operación que funda el semblante? Ella es precisamente en esta relación la “hora de la verdad”. Podemos distinguir entonces una mujer en posición histérica, denunciando permanentemente el semblante, de lo que sería la posición femenina que se presta al juego con el semblante. El análisis lacaniano de la relación entre los sexos se mantiene siempre en la lógica de la comedia, tener el falo no es otra cosa que tener un semblante. .Ubicamos a la violencia en los límites del discurso por cuanto éste se esfuerza en sostener el semblante pero hay de tiempo en tiempo real, lo llamamos pasaje al acto tal como Lacan lo nombra en dicho seminario. Una característica de ésta época es la consulta por síntomas en la relación de pareja, un caso clínico nos mostrará la relación de la mujer con lo secreto, la palabra y el misterio.
Para concluir intentaremos abordar con un ejemplo agalmático la cuestión del “buen uso” del secreto en la parte femenina de la especie.
Invitamos a leer este trabajo presentado en la Jornada del VEL. Sus autoras son Marcela Molinari, Debora Sznaider y Celina Camps. Se encuentra en nuestro biblioteca virtual.